Aprender a…

Matemáticas, física o lengua. Esas son materias que se aprenden fácil. Hay otras que cuesta más, mucho más; y que son infinitamente más importantes en esta vida. Hay algunas que se aprenden tras alguna que otra caída, otras gracias a la gente que nos rodea y otras se intentan aprender durante toda la vida.

Atardecer en Galway (Irlanda)

Leyendo una revista de Jorge Bucay me encontré una carta que Bucay había escrito a su hija.He elegido alguna de las frases que más me gustan.

Mis favoritas son las marcadas en negrita, ¿las vuestras?


Antes de morir, hija mía,
quisiera estar seguro de haberte enseñado…
a disfrutar del amor
a enfrentar tus miedos y confiar en tu fuerza
a entusiasmarte con la vida
a pedir ayuda cuando la necesites
a ser amiga de ti misma
a no tenerle miedo al ridículo
a tomar tus propias decisiones
a ser consciente de tus sentimientos y actuar en consecuencia
a dar porque quieres y nunca porque estés obligada a hacerlo
a aceptar tus limitaciones y vulnerabilidades sin enojo
a tomar más riesgos
a planear para el futuro sin intentar vivir en función de él.
a valorar tu intuición
a aceptarte así como eres
a crecer aprendiendo e los desencuentros y de los fracasos
a no avergonzarte de andar riendo a carcajadas por la calle sin ninguna razón
a darte todos los permisos sin otra restricción que la de no dañar a otros n a ti misma.
[…]

Texto de: Mente sana, nº 40 De Jorge Bucay.

Anuncios

Sueños

Casi treinta años y sigo soñando. Dicen que los sueños son cosa de niños. Que cuando uno se hace mayor debe enfrentarse a la realidad y dejarlos a un lado.
Pues yo digo que no. Que prefiero ser un niño, porque el soñar no tiene límites, ni impedimentos, ni trabas. Uno hace los sueños a su medida, y nada ni nadie puede entrometerse.
Creo en la gente que sueña. Porque los sueños son infinitos. Creo en la gente capaz de mover el mundo, con los ojos cerrados, aunque sólo sea por un instante, moldeándolo a su antojo.

[…]

Texto de: Pau Donés (Cantante de Jarabe de Palo)
Fotografía de: Banco de imágenes gratuitas

Ver más allá

El otro día, leyendo la revista Mente Sana , leí algo que me hizo reflexionar: “en general, las personas nunca hablamos de los aspectos positivos de la vida ni expresamos las cualidades que vemos en los demás, solo nos fijamos en lo malo y en los problemas”.

¿Es esto cierto? ¿Será verdad que es más fácil criticar que alabar, más sencillo reprochar que agradecer?

¿Es algo innato ver los aspectos negativos (de la gente que nos rodea, de la situación que vivimos) en vez de fijarnos en todo lo bueno (porque algo siempre hay positivo)?

A veces pienso que nos sentimos mejor si vemos que los demás no son perfectos, eso igual nos hace ser más buenos. Igual deberíamos hacer unos ejercicios para agradecer, de valorar y ser conscientes de todas las cosas buenas que nos rodean. Igual no nos hace ser más felices pero posiblemente veremos las cosas desde otro punto de vista y apreciaremos todo más.