Esos pequeños detalles


Parece que lo clásico está de moda: ahora se lleva hacer punto (hasta es fashion y hay eventos y talleres), se lleva todo lo antiguo (que ahora se llama vintage), se llevan las manualidades (los famosos DIY ‘Do it yourself’ o ‘Hazlo tú mismo’) y cómo no: se llevan los huertos urbanos.
Algunos se/nos tenemos que conformar con plantar unas cuantas macetas en el balcón o terraza, los más afortunados tienen la oportunidad de tener su propio huerto en el jardín y después están los super-afortunados que viven o tienen una casa en el pueblo.

Yo me encuentro en un mix. Tengo alguna planta en la terraza: perejil, tomates cherris, albahaca, rábanos, un aguacate (síi, un aguacate que está creciendo según las instrucciones de Más que hermanas). Pero también soy de las afortunadas que tienen una huerta, de las de verdad, de esas que no te tienes que preocupar por el espacio y puedes plantar lo que quieras!!!
También es verdad que empiezas a valorar ciertas cosas según te vas haciendo mayor, ¿soy la única a la que le pasa :-)? Ahora sí que te das cuenta del valor (sabor, olor…) que tiene un tomate recién cogido. No es lo mismo un gazpacho con tomate de supermercado que con uno ‘de verdad’.

Pues eso, que antes yo no valoraba esos pequeños detalles y ahora sí. Así que os dejo con parte de mi huerta, lo que más bonito está ahora: las frambuesas y los calabacines. ¿Hay algo más vistoso???

Las remolachas:

Y las zanahorias (pequeñitas pero muy ricas):

Anuncios

2 pensamientos en “Esos pequeños detalles

  1. Je,je,je… Sí todo vuelve. Ahora lo más chic es lo de antes, tiene gracia.

    Y tienes razón, algunas cosas se valoran con el paso del tiempo. Uno no tiene las mismas inquietudes cuando es muy joven que cuando va cumpliendo años (afortunadamente).

    Hoy en día es verdad que quienes podéis disfrutar de productos caseros, tenéis un tesoro. Podéis decir que sabéis como sabe un tomate, por ejemplo. En el súper la verdad es que nada sabe a lo que tiene que saber. Claro que gracias a eso también se pueden comprar las cosas porque sino los tomates valdrían a doblón y mucha gente no se los podría permitir. Las cosas siempre tienen dos caras, como en el ging y el gang (je,je,je).

    Enhorabuena por esa huerta. Me encantan tus zanahorias, siempre me han parecido monísimas así. Si es que después en el súper dentro de esa bolsa de plástico, las pobres están tan feas.

    Un besito,

    Sacer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s